sábado, 24 de septiembre de 9707

Bienvenidos

La fiera a ti corre veloz, ardiendo en ira
y amenazando mira
el rojo velo al viento suspendido;
da tremendo bramido
como el toro de Fálaris ardiente;
hácese atrás, resopla, cabecea,
eriza la ancha frente
la tierra escarba y larga cola ondea.

martes, 21 de junio de 2022

Andrés Vázquez en Madrid

 Se ha ido un torero de Madrid, aunque naciese en Villalpando. Sesenta y cuatro corridas de toros, cuatro novilladas, amen de varios festivales y con diez puertas grandes en su haber, a pesar de haberse presentado con casi treinta años. Un maestro con picos de sierra en su trayectoria y que nunca rehuyó las ganaderías duras. En el recuerdo su faena al toro "Baratero" de Victorino.









miércoles, 8 de junio de 2022

Premios de San Isidro



 A raíz del anuncio de los triunfadores de este 2022, se me ocurre que en esta lista no deberían estar ni Morante ni Victorino. Ambas entradas había que comprarlas fuera del abono y por lo tanto no estaban dentro de ella. Ya se que todas las ha organizado la empresa Plaza 1, pues no veo a la emperatriz haciendo el cartel de Beneficencia ni a el diario EL PAIS visitando cercados para reseñar toros para la Prensa, y por lo tanto pueden dar los premios como les venga en gana, pero de lo que no hay duda es que no pertenecían a la feria. 

sábado, 4 de junio de 2022

De traca el fin de feria

Cuatro de junio. Otro "No hay billetes" en esta última. Mañana es la de la Prensa y no cuenta. Temperatura agradable, lo mejor del serial. Toros de Adolfo Martín con el remiendo de uno de Garcigrande. Bien presentados y de juego deplorable, aunque haya quien diga que el primero fue un gran toro. Si ese toro lleva el toro del hierro mas comercial que pueda pensar uno pues nos lo creemos. Pero era una corrida de Albaserrada, y el toro tonto, suavón no entraba en nuestros cálculos. Mejor para Rafaelillo, que ya estará harto de lidiar toros duros y que se ha tirado un año para poder recuperarse del palizón, ¿fue en Pamplona?, y claro está  que a nadie le amarga un dulce. Seguro que el murciano no podía creerse que el que se estaba pasando por la faja era un Adolfo. Y aprovechó y le cortó una oreja, y dió la vuelta al ruedo con parsimonia y con una cara de felicidad que daba gusto.

Y aquí acabo lo único positivo de este tostón de corrida. Escribano, al que da lo que tiene no se le puede pedir mas, tuvo un marrajo quinto que le quería quitar la cabeza y se entregó pero no fue suficiente y Talavante, que ha vuelto, pero que no se ha notado en las cuatro tardes que ha hecho el paseíllo, dio un mitin con la espada en el sobrero siendo abroncado. Para bronca la que se lio con un mono, que quiso ser partícipe del espectáculo sin estar anunciado en los carteles. Sucedió en este sobrero, cuando el de Garcigrande se enceló en el caballo y le pegó una cornada. Con el toro empujando saltó al ruedo el mono y agarró la cabezada del caballo para evitar el derribo. Ni el alguacilillo ni el delegado de la autoridad en el callejón, evitaron el protagonismo del monosabio. En la plaza de toros de Madrid no se pueden permitir estos desmanes.

viernes, 3 de junio de 2022

Rufo y el sexto

Tres de junio. Otro "No hay billetes" colgado y calor. ¡ Vaya feria en lo climático ! Se lidiaron cinco toros de Puerto de San Lorenzo con el remiendo del otro hierro de la casa, lidiado en tercer lugar. La corrida no valió un duro, justamente presentada, salvo el sexto, mansa, con las fuerzas justas y deslucida. Una de las mas aburridas de la feria. Confirmó Alejandro Marcos, y el hombre estuvo bien con los trapos y pésimo con los aceros. Hizo de padrino Manzanares, y dejó algún retazo de su clase y de su saber andar en la plaza. Aunque no se le viese con mucho afán. El triunfador fue Rufo, que cortó una oreja en el sexto. Se llevó el toro entre el cuatro y el cinco, y allí a favor de obra, y ligando los pases sin apreturas, despertó a la plaza. le pidieron las dos orejas, pero el presidente Oliver solo sacó un pañuelo y el otro se lo quedó, que para eso era el suyo. El balance del de Talavera de todas maneras no puede ser mejor, a hombros en su confirmación y una oreja ayer. Nadie ha llegado a esas cifras hasta hoy. Buen par puso Fernando Sánchez, aplaudidísimo


jueves, 2 de junio de 2022

No queremos pasar miedo

Dos de junio. Dos tercios de entrada con algunas nubes que quitaron sol. Toros de Fuente Ymbro con casi seis años, que dieron juego, sobre todo los tres primeros. Bien presentados no, lo siguiente, y que como se dice en el argot, se dejaron. Tomaba la alternativa Rafael González y había cumplido con su trasteo, pero se empeño en darle las bernadinas, que están tan de moda y a la cuarta se llevo la cornada. Y aquí empezó todo. Hecho un guiñapo, no pudiendo mantenerse en pie trató de rematar al toro, ante la repulsa de los espectadores, que le pedían que se fuera a la enfermería. Tras dos intentos tuvo que desistir y abandonó el ruedo para que pasaportara al toro Juan Leal. Y el francés nos dio la tarde, con un derroche de valentía, pasándose los pitones de forma inverosímil. Tremendismo en estado puro y falta de toreo y dominio.  Cortó una oreja al segundo, con un comienzo de faena de rodillas en la boca de riego, con algún muletazo de calidad, antes de optar por acortar los terrenos y pegarse un arrimón. Siempre he pensado que estos toreros con ese valor, lo malgastan en esas apreturas, en vez de hacer el toreo que con esa valentía les debería de resultar mas agradecido y podrían tomar aire entre tanda y tanda. Lo intentó con las mismas formas en el cuarto y sexto y ya con el público cansado de tanto atosigamiento. Decía mi vecino de tendido, que si le habían dado una oreja por ese tipo de toreo, porque iba a cambiar. Pero todo cansa. Galdós no tuvo su tarde y estuvo espeso con los aceros. En el quinto, picó muy bien Oscar Bernal y puso un gran par Roberto Blanco.


miércoles, 1 de junio de 2022

Morante iluminó el festejo

 Uno de junio. Corrida de Beneficencia, si, aquella de la que se decía en tiempos que era uno de los jueves que relucía mas que el sol. Llevamos ya años que se celebra en jueves y por lo tanto el refrán se ha quedado obsoleto. Acudió el rey de España, acompañado por la emperatriz de Madrid y de Bañuelos, ganadero de bravo. Recibió un gran aplauso cuando salió al palco real. La plaza se llenó hasta arriba, alguna nube nos hizo de parasol y los tres espadas, brindaron su primer toro a Don Felipe. Los espectadores íbamos pensando en la revista que la comunidad editaba para esta corrida y nos quedamos con las ganas. Los recortes también de afectar a esta publicación. Los Lozano, mandaron una corrida justamente presentada, mansa, variada de capas y que se apagaron muy pronto. Morante fue pitado sin razón en el primero, ya que fue el toro que antes echó la persiana. Bueno por el mal manejo de la espada si estaría justificada la mini bronca que se llevó. Luego se resarciría con el apagado cuarto, por el que nadie daba un duro, y cuando cogió la muleta el toro iba y venía con nobleza, dulzura, lo justo para que se confiara el diestro. Como un carretón embistió y aquí sacó el repertorio artístico del que dispone, para elaborar una faena, plena de arte, llena de detalles, si acaso algo sosa de hondura, pero que levantó la plaza. La estocada no fue todo lo efectiva que debiera y tardo en doblar. Se enfriaron las dos orejas y  paseó con parsimonia en la vuelta al ruedo la concedida.


 No estuvo El Juli, al nivel del toro de La Quinta, y además volvió a matar mal. Sufrió  varios enganchones y se tuvo que conformar con saludos en el segundo y silencio en el quinto. Este se lo brindó al torero sustituido, Emilio de Justo, que se encontraba en el callejón. Y Ginés Marín, comenzó por bajo la faena del tercero, dando la impresión de que allí podía pasar algo, pero todo fue a menos, al acortar las embestidas el de Alcurrucen. Y al sexto, que huía hasta de su sombra, se le llevó a chiqueros, para hacerle una larga e insípida faena. Escuchó dos avisos, por no querer descabellar.