sábado, 24 de septiembre de 9707

Bienvenidos

La fiera a ti corre veloz, ardiendo en ira
y amenazando mira
el rojo velo al viento suspendido;
da tremendo bramido
como el toro de Fálaris ardiente;
hácese atrás, resopla, cabecea,
eriza la ancha frente
la tierra escarba y larga cola ondea.

jueves, 17 de octubre de 2019

Canencia, Lozoya y Rascafría


Vayan estas letras, para todos aquellos 
que tienen y conservan su afición a la fiesta nacional, si, esa que no entiende de izquierdas ni derechas, en la que cabemos todos los que nos gusta este ancestral espectáculo. Aficionados a los toros, sin mas, el resto de ideas, cada uno con las suyas.
La primera semana de octubre, se han vivido dos acontecimientos en Lozoya y Canencia, por orden de fechas, en las que se ha visto un incremento del público, respecto a pasados años. En todos los espectáculos en los que se pone interés, y se hacen las cosas bien, suelen tener resultados positivos. Pero en los tiempos que corren y con tanto lobby antitaurino, es curioso que en estas dos poblaciones haya habido un ambiente que nos retrotraía a tiempos pretéritos, aquellos en los que ser aficionado no estaba mal visto.
¿Y porque ha pasado esto? Sin duda, por los buenos espectáculos programados, a la asistencia de figuras, que son los que llaman la atención, y que también tienen en su mano, la supervivencia de estos festejos, que son menores en la globalidad taurina, pero inmensamente grandes para las poblaciones en los que se celebran y las limítrofes. Este intercambio y trasiego entre aficiones que se ha dado este año, entre unos pueblos y otros, debería de ser una constante para que en años venideros, las entradas hicieran posible la viabilidad de las fiestas. Es difícil pensar que unas fiestas sean iguales, con toros, que sin ellos. O eso nos parece a los que nos gusta
Rascafría, también cumple un papel importante. Llevan dos años organizando un modesto festival, tras varios años de liquidacion por derribo. Pero lo han dado y me consta que allí también hay afición, como hemos visto en Lozoya hace unos días, al acudir en gran número al espectáculo.

Cada localidad tiene lo suyo. Fechas, presupuestos, condiciones que no son iguales para todos y que por lo tanto pueden alterar el planteamiento del festejo. Rascafría tiene sus pros, mucha gente en agosto, y sus contras, malas fechas por la cantidad de festejos, aunque no tanto como en tiempos pasados, y la voluntad de la corporación es imprescindible. Lozoya quiere mantener la tradición del festival, con el inconveniente de que siempre se tratara de un dia habil, y dificultará la asistencia de quién trabaje. Cuenta con la gente de Navafría y Segovia como visitantes de fuera de la zona. Pero son señas de identidad. Y Canencia, cuenta con gente procedente del otro lado, Miraflores y Colmenar, y adecua su festejo al fin de semana tratando de que siempre caiga en día de fiesta. Peculiaridades que suman, y mas si las aficiones de los tres pueblos, uniesen sus intereses y acudieran a los espectáculos programados por los vecinos. Sería mas que suficiente este apoyo a la fiesta para poder mantener la denostada fiesta.

lunes, 14 de octubre de 2019

Festival en Canencia

Sábado doce de octubre de 2019.
Erales de La Laguna, muy bien presentados, casi en exceso. Dieron buen juego, con el pero del tercero que correspondió a Morenito de Aranda. Junto a el El Fundi, Curro Díaz, Juan del Alamo y el novillero Marcos. Muy buena entrada en tarde agradable. Todos cortaron las dos orejas, con el añadido del rabo para el de Ciudad Rodrigo y para el novillero.
El  Fundi y Morenito brindaron su toro al maestro Bernadó, con emotivas palabras. Recordó El Fundi, que había tenido la suerte de acompañarle en su último paseíllo en Madrid allá por 1990. Y el de Aranda, le dio las gracias por su afición y por los grandes toreros que habian pasado por su saber en la escuela.
A todos los diestros se les vio agusto, y cada uno fue fiel a su linea. Lo mas preciosista y hondo lo puso Curro, lo mas campero del Alamo, Morenito tuvo que hacer al que le correspondió, salía con la cara alta y cortaba, Marcos, en novillero puso la garra y El Fundi, la sabiduría.
   

lunes, 17 de junio de 2019

Avisados estamos

Hoy hace años, unos cuantos, que se celebró la primera corrida de toros en Las Ventas. Allá por el 1931, Fortuna estoqueó al primer toro que se corrió en esta plaza. Todavia se daban toros en la anterior, la de Felipe II. Y ese primer toro estoqueado era de Juan Pedro Domecq. Acabo de leer que la empresa ha dado como triunfador de la feria de este 2019 , a un toro del mismo hierro. No me lo pareció en su día y consultando apuntes, me reafirmo. 
Otro día hablaremos de esto, ya que hoy quería escribir de lo  que a los toreros les debe parecer una bobada. ¡Les da igual lo de los avisos! Y no se dan cuenta de lo pesados que se ponen para nada. Dos festejos en esta feria hemos salido sobre las nueve y algo. El resto mucho mas tarde. No ha sido una feria de toros al corral, y la demora con los cabestros que siempre cuesta algún minuto. Tardes ha habido en que los espadas no han acertado con las mismas, pero que haya habido avisos en todos los festejos mayores, es digno de estudio. Hasta noventa y dos veces sono el clarinazo, tras salir a paseo el pañuelo de la presidencia. Estan leyendo bien, el que lo lea, noventa y dos. Solo un día no sonaron, y curiosamente fue en la novillada del día veintisiete. Los novilleros, que presumiblemente serían los mas proclives a pasarse de faena, y a errar con la espada y el descabello. Todos los demás días de la feria hubo al menos un aviso, y llegamos a ocho el día diez.  ¿Se podría cuantificar en tiempo real toda esta demora de los diestros?  Sumados los noventa y dos recados, equivaldrian a treinta toros al corral. Hace años, que te dieran un aviso era criticado, ahora parece que al que no le avisan, es como las bernadinas. Si no las dan, y no les avisan, no salen en la foto.

domingo, 16 de junio de 2019

Cogida inoportuna

Corrida de la Prensa. Dieciseís de junio de 2019. Última continuada, desde aquel catorce de mayo. Treinta y cuatro días, uno tras otro, y hoy con lleno total en los tendidos. Tarde agradable.
Todas las cogidas son inoportunas, sobre todo para el que la sufre, pero hoy tras saberse que Aguado no podía continuar la lidia, hubo una huida. El señuelo del cartel, el culpable del lleno tenía que irse a la enfermería con la consiguiente decepción del personal, que abandonó la plaza nada mas morir el quinto de López Simón. En el que toreó, estuvo natural, relajado, sin retorcimientos y con un manejo del capote que hizo ver, que allí había algo diferente. El comienzo de faena fue espectacular, y dejó a la plaza muda. Unos naturales a pies juntos, y de frente tuvieron calidad y calentaron la plaza. Entró a matar quedando colgado del pitón. Tras estocada y saludar se fue por su propio pie a la enfermería, de la que no volvió a salir.
El Fandi, director de lidia, tuvo que hacerse cargo del sexto. Y controvertida fue desde que le recibió con el capote, hasta que dobló. Fue el mas bravo en el caballo, entrando tres veces, la tercera de largo, despues de haber derribado al jaco que montaba Bernal, tras un topetazo en el segundo encuentro. Puso cuatro pares de banderillas, con sustancial mejora sobre los que había colocado en los de su lote.
Guirigay en los tendidos, cuando pidió permiso para colocar ese cuarto par, sin tener que pedirlo. Protestas, aplausos, voces, hasta algun insulto entre tendidos hubo antes de que el granadino brindara al público. Comenzó de rodillas, con muletazos por alto en el 10, y el bravo toro se vino abajo. En los otros dos de su lote, quedó evidente que Madrid no es para El Fandi, ni El Fandi para Madrid. 
Y López Simón pasó por aquí sin decir nada, como en sus dos anteriores tardes. 
Santiago Domecq, mando una corrida de toros bien presentada, que dio juego, sin llegar a la excelencia, que muchos decían. Pero cierto es, que en conjunto, fue una de las mejores de estos treinta cuatro días, que acabaron hoy. Todos esperaban que fuese Aguado, el que remachara el clavo, pero siempre hay cogidas inoportunas.

sábado, 15 de junio de 2019

Reventó Ureña.

Corrida de la Cultura. Quince de junio de 2019. La trigésimo tercera, con lleno y calor.
Toros de Victoriano del Rio, aceptablemente presentados, aunque a algunos los tapara la cabeza. Mansos, salieron sueltos, apretaron para los adentros, y los banderilleros pudieron dar fe de ello. Buen piton izquierdo del segundo y aunque duró poco el sexto fue aplaudido en el arrastre de manera exagerada. Cogido Ureña, pasó a la enfermería tras matar al segundo, y salió para cortar las dos orejas al sexto. Roca Rey lidió el quinto.
De cabo a rabo, fue la tarde de Paco Ureña. Con el capote dio los mejores lances del largo serial, tanto al recibir a los toros, como en un quite también a la verónica, tras unas chicuelinas de Roca Rey.
El segundo le echó mano cuando se pasó la muleta a la diestra, el peor pitón del toro era ese derecho, y a partir de ahí fue a menos. Hubiese cortado la oreja, si no hubiese pinchado antes de cobrar la estocada, algo caida. Dio la vuelta al ruedo y pasó a la enfermería.
Salio en el sexto, para volver a dar una lecccion con el capote. Pico bien Iturralde. Brindó al público, en faena medida y que cortó, esta vez, si, a tiempo. El toro se estaba viniendo abajo y perdiendo recorrido, cuando el de Lorca se fue a por la de verdad. Un poco trasero quedó el estoque y esto hizo que se demorase en su muerte. Cundió el nerviosismo en los entregados tendidos, al ver que podía ser necesario el uso del verdugillo. ¡Torero! ¡Torero! al doblar "Empanado" con 534kg. y las dos orejas, sin peros en los tendidos. Gran feria de Ureña, que ya estuvo en un tris de cortar las dos con anterioridad, pero que siempre se le habian resistido en los dieciseis festejos que llevaba lidiados como matador en esta plaza. Fueron silenciados Castella y Roca Rey tras sus trasteos.