sábado, 24 de septiembre de 9707

Bienvenidos

La fiera a ti corre veloz, ardiendo en ira
y amenazando mira
el rojo velo al viento suspendido;
da tremendo bramido
como el toro de Fálaris ardiente;
hácese atrás, resopla, cabecea,
eriza la ancha frente
la tierra escarba y larga cola ondea.

martes, 16 de octubre de 2018

Canencia 1985.



El principal protagonista del festival de este año fue esa birria aparente, que no de casta, de la cual estaba sobrado. Mandó a la ambulancia a Bernadó y a Juan José. Emilio Oliva, se negó a matarlo en principio, alegando diversas razones. Al final le metió una estocada, y no recuerdo bien si se fue con ella a chiqueros. Pura lumbre a pesar de su escasa presentación, puso en vilo a todos los asistentes. Pertenecía a Juan Garcia Rivera y su encaste era Cobaleda, como bien indica su fisonomia. Años despues el que ahora es el ganadero, quitó todas las reses procedentes de este encaste, sustituyendolo por Torrestrella. 
 En la parte mas agradable, podemos ver a Julito Aparicio, con apenas dieciseis años, en uno de los primeros festejos que toreó con público.

domingo, 14 de octubre de 2018

Homenaje a Bernadó

En Canencia de la Sierra, se lidió un festival que sirvió para homenajear a Joaquín Bernadó.
Se lidiaron cinco erales de La Laguna, de buen juego en general, destacando el lidiado en primer lugar. Casi lleno en la plaza con agradable temperatura.
Tras el paseilllo, la alcaldesa de la localidad, entregó un recuerdo al homenajeado en presencia de los espadas. Todos ellos brindaron al que fuese su maestro sus respectivas faenas.
Sensacional estuvo Uceda Leal, con el que abría plaza, tanto con el capote como con la pañosa. Disfrutó, se gustó, y como lógica consecuencia, hizo feliz al público. Máximos trofeos y la sensacion de que Uceda mantiene viva la afición.
Matias Tejela, con un toro mas complicado
 se entregó y metió al toro en la canasta y las orejas al esportón. Como David Mora, por una plástica faena en la que el temple fue arma fundamental. Bruto salió el novillo y con falta de fuerzas y le hizo una bonita faena.
Javier Cortes, el matador con cinco corridas en Las Ventas esta temporada, falló a espadas, perdiendo por ello lo que había logrado con su trasteo. El novillero Alvaro Seseña, con su lógica falta de oficio, y mas aún con los aceros.Estuvo animoso y con ganas
Será muy difícil, juntar en un cartel a matadores con tan amplio bagaje en la plaza de Madrid. Ciento treinta corridas, veintiocho novilladas y nueve puertas grandes, contemplan a los que hoy hicieron el paseillo en Canencia.
Felicidades a los que hicieron posible el festejo

domingo, 10 de junio de 2018

Final complicado

Diez de junio. Corrida de la prensa, que puso fin al largo ciclo. Sol, calor y lleno de "No hay billetes".
Gran ovación para el rey Felipe, al que los tres espadas brindaron sus primeros toros. También la recibió Paco Ureña, al que la afición sacó a saludar tras romperse el paseíllo. 
Toros de Victorino Martín, bien presentados, de dispar juego. No hubo alimañas, y cosa rara en este encaste, se dejaron torear en los lances de recibo, aunque apretaran como el lote de Ureña, los mas toreables del encierro en el último tercio. A todos los pegaron en la primera vara, y luego bajó el castigo.
Escribano, Ureña y Emilio de Justo remataron la feria. El director de lidia se fue a porta gayola en los dos con discreto éxito, parecido al que tuvo en banderillas, y trató de justificarse en el segundo de su lote. No fue su tarde, salvo en los lances de recibo al cuarto. Ureña, mató muy mal, de sendos bajonazos, y tuvo el lote mas toreable de la tarde. A vista de tendido no se le vio plenamente recuperado, principalmente al recibir a sus toros. Estuvo muy bien en tres series con la derecha en los que engarzó muletazos en redondo de calidad. calentó la plaza y debía de haber entrado a matar antes de lo que lo hizo. Saludó una ovacion tras ser avisado. Duró poco el quinto y tras dos series se vino abajo. Fue silenciado. Emilio de Justo, saludo en el sexto por una labor entregada, en la que tragó coladas y parones. Fue buena la estocada y saludó. En el tercero vio como le tropezaban los engaños con facilidad y se eternizó con el descabello.
 Buen par de Curro Vivas, y otro aun mejor de Morenito de Arles, que saludó junto a su compañero Pérez Valcarce en el tercero. Y sensacional el quite de peligro de José Luis Neiro a Angel Gómez, cuando se quedo este en la cara del toro y a su merced. Surgió el capote oportuno y evitó la cornada.

El Sr. Parro es un triunfalista

Dadivoso, este presidente con las figuras, que no con los modestos. Presidir el y ya hay garantia de trofeos. Se han concedido en esta feria, hasta el día de hoy treinta y seís trofeos, entre los que va incluido un rabo. Dieciseís han sido donados por este usía. Viene a ser un cuarenta y cinco por ciento del total. Desmenucemos: una oreja a Ureña, el dia del santo, dos a Talavante y una y una a López Simón el día veinticinco, al día siguiente una al novillero Francisco de Manuel, dos a Castella el día treinta, una y una a Cartagena ayer. Pero no acabó aquí, concedió un rabo, tras un rejonazo trasero, mas dos orejas y otra. El Palomo de ayer, fue Diego Ventura
Anda que le importa mucho, el prestigio de la plaza de Madrid. Protestadas las orejas varios días por exageradas y lo que es peor sin haberse pedido por la mayoría. Cuarenta y seis años después se hizo un Panguas. Pero con Chacón estuvo echo un rata, y se la guindó. Da gusto saber que tienes en el palco un presidente de garantías y sobre todo justo. ¿Ha pensado en irse? 

viernes, 8 de junio de 2018

"Chaparrito" salvo los muebles

Ocho de junio. Trigésimo segunda de feria con algo mas de tres cuartos de entrada. Llovió en el transcurso del festejo.
Toros de Adolfo Martín, bien presentados, duros y dificiles salvo el bravo y noble quinto.
Unica alternativa de la feria para Angel Sánchez, con El Cid como padrino y que fue cogido en los primeros muletazos del segundo, y el triunfador de la  tarde Pepe Moral.
Buen toro soltó Adolfo, no hay quinto malo, cinqueño con calidad y nobleza. No, para vuelta al ruedo como alguien pidió, comparando a Chaparrito con el de Saltillo lidiado el lunes y al que si se la dieron. No la mereció Asturdero,  que incluso tuvo menos bravura que el hoy lidiado. Dos buenos toros y punto.
El Cid, brindó al publico, y al comienzo de la faena fue empitonado por el astifino segundo, teniendo que ir a la enfermería para no volver a salir. La corrida quedó en un mano a mano. El  toricantano mostró disposicion y ganas siendo ovacionado al rematar al deslucido que abrió plaza. No fueron mejores cuarto y sexto si bien es cierto que se notó la bisoñez del joven torero. Cumplió.
El triunfador, una oreja, fue Pepe Moral. Remató al que hirio a El Cid, poco pudo hacer ante el incierto tercero y encontró el triunfo con el quinto. Salió suelto de los primeros capotazos, y ya mostró su humillación al ponerle en suerte ante el caballo. Picotazos en la primera entrada, para cogerle bien en la segunda. Fue zarandeado Sierra en banderillas en el tercer par en el que recibió una gran ovación. Tras brindar al público, comenzo por bajo muy toreramente dando sobre la diestra muletazos muy profundos. El toro con el hocico por el suelo, se tragó una serie con la izquierda lentos los muletazos, en el mismo momento que salía el sol. Olía a faena de dos orejas, pero el pinchazo que precedió a la estocada enfrío algo los ánimos. Gran ovacíon al toro, al que Moral reconoció su valia aplaudiendole desde el tercio en el arrastre. Sin duda estará en las quinielas para ser elegido el mejor toro de la larga feria.

jueves, 7 de junio de 2018

Hay que quitar la tabilla del peso

Siete de junio. Trigésimo primera de feria. Media entrada en tarde nublada. Anunciada la corrida como desafío ganadero. Lo que debería de ser habitual, la lidia de un toro como Dios manda, se pone así tan bonito en los carteles y hay gente que se lo cree. Y piden que en estos festejos, haya tres varas y luego el regaton, cuando no hay en la cabaña brava actual, toros que permitan tal dispendio. Y encima los protestan por la presentación. ¡Que casualidad! Los dos mejores toros de la corrida fueron los peor presentados, para ellos, pero eran los que mas se parecian a sus familiares. El sexto, con un peso exagerado para este entronque, duró lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks.
Se lidiaron dos toros de Rehuelga, primero y tercero, segundo, cuarto y sexto de Pallarés. Y el quinto, fue un morucho de Marca con casí seis años, manso y peligroso. Salió como sobrero, al devolver el segundo y Cortés correr turno. Muy desiguales y nobles, salvo el sexto y el de Marca. 
Se guardó un minuto de silencio por la muerte del que fue puntillero de la plaza, Antonio Medina.
Los encargados de pasaportar el desafío, fueron Iván Vicente, Javier Cortés y Javier Jiménez. 
Con ellos actuaron, quince toreros, nueve de a pie y seis a caballo. Los siempre denostados picadores, tuvieron ayer su momento de gloria y las mayores ovaciones se las llevaron Héctor Vicente, en el cuarto y Agustín Romero en el sexto.  No solo hay que mirar la distancia, sino el comportamiento al sentir el hierro. Ambos realzaron la bravura que no tenian los de Pallarés. En los de a pie, bien Antonio Molina, con los palos y en la brega, Chacón con un buen par en el tercero y la brega en el sexto, Sobrino que se la jugó en el tercer par al que cerraba la tarde, Rafael González en un par al primero, y Tito en el cuarto, también lució.
Ivan Vicente, pasó apuros en sus dos toros en los lances de recibo. Faena larga, sobre la zurda, en el primero al que  mató de una gran estocada, saludando. Peor le fue en el buen cuarto, al que a pesar de sacar muletazos sueltos de calidad, dejó en la plaza la impresión de que aquel toro tenía mas, y que había perdido una oportunidad. Mató mal y escuchó un aviso.
A Javier Cortés le toco la fea. Un feo toro, con feas hechuras y horrible comportamiento. Encima le pego un viaje, por el que tuvo que pasar a la enfermería.  Y al bonito y flojo segundo le recibió con un bonito y aplaudido cominenzo de faena. Pegajoso en principio, tras un desarme, el toro fue a menos, echando la cara arriba y con corto recorrido. Saludó tras una desprendida.
Jiménez, tuvo un sexto que se acabó tras la suerte de varas y un buen tercero con el que no pudo.  Escuchó dos silencios.